Yo, él y Raquel.

maxresdefault

Hace ya tres años que se estrenó “Las ventajas de ser un marginado” (The Perks of Being a Wallflower) aunque no llegaría a las pantallas de nuestros cines hasta febrero del año siguiente. Por allí pasó sin pena ni gloria, no metió mucho ruido, y sin embargo a mí me pareció una de las películas del año. Sus protagonistas eran adolescentes norteamericanos tratando de pasárselo bien y superar sus conflictos trascendentales (porque a esa edad todo es trascendental) Avanzamos por la historia desde el punto de vista de un chico introvertido y poco sociable, a la par que inteligente, aspirante a escritor y con una gran sensibilidad. Los dramas amorosos adolescentes, la magia de la chica guapa del instituto, el amigo fiel, la aparición esporádica de algún profesor comprensivo que echa un cable, y los terribles cambios de la adolescencia son los ingredientes idóneos para cocinar un buen film independiente, con esa mezcla de toques dramáticos, cómicos y tiernos, capaces de ablandar cualquier corazoncito. Y a pesar de que Stephen Chrosky no es Wes Anderson ni mucho menos, repito que me pareció una de las mejores películas que vi ese año.

Ahora os preguntaréis qué desayuno yo por las mañanas para empezar una entrada con la idea de hablar de “Yo, él y Raquel” y llevar un buen rato alabando el trabajo de Chrosky. Pues bien, en esta vida siempre hay un por qué, y en este caso no se trata de que sufra una intolerancia a la lactosa y aún no lo sepa, si no que cuando Alfonso Gomez-Rejón presentó su último trabajo en las pantallas, todo me llevó a pensar que me encontraba delante de una película muy similar. Si no, miren el cartel y busquen las siete diferencias. Ya se sabe que los carteles de películas dan muchas pistas sobre lo que hay detrás. 

__55d7275b88f98-medium

Y en parte, me equivocaba. Digo en parte porque, al igual que en el caso anterior, tenemos todos los ingredientes necesarios: adolescencia, amigo fiel, chico introvertido que intenta pasar desapercibido por el mundo, chica popular del instituto y chica guapa atravesando un cáncer. Vale, esta última no formaba parte del plan pero es un plus que puede aportar mucho si se consigue no caer en la sensiblería barata.

Todo estaba a mi favor, estaba claro que esta película me tenía que gustar porque formo parte de su público (todos los tipos de cine tienen uno) Así que ahora viene cuando os cuento por qué me decepcionó.

Es cierto que no peca de film sensiblero, y que Jesse Andrews logra hacer una buena adaptación de su novela homónima y dotar a los protagonistas de diálogos frescos. El planteamiento narrativo sigue la lógica utópica de las relaciones disparatadas que suelen caracterizar el cine indie, pero todo se queda a medias.

Desde el primer momento supe qué iba a pasar, incluso pude adivinar qué recursos utilizarían para intentar despistar al espectador. Nada de sorpresas, todo se volvió predecible, e incluso lento en algún que otro momento. Unos padres raros que simplemente son raros y que no evolucionan hacia ningún lado, un amigo que comienza y termina igual, un profesor que simplemente está y no aporta nada, la chica guapa del instituto que vive detrás del protagonista con apariciones sin sentido y una vez más, sin sumar. Aquí tengo que detenerme y hacerlo más dramático porque el caso de esta chica en concreto es casi ridículo. Parece que el director recordara de repente que el personaje lleva mucho sin aparecer y de repente la cuela en una escena porque sí. (Pausa dramática)

Podría seguir así y llenar esto de spoilers. Parece que los elementos del film se mueven como satélites alrededor del protagonista por el simple hecho de que tienen que estar allí, sin contarnos nada.

Quizá Gomez-Rejón quiera transmitirnos que a veces la vida es así de absurda, que nada tiene por qué evolucionar, y las cosas simplemente pasan. O quizá haya echado todos los ingredientes a la cazuela y se haya olvidado de encender el fuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s